468.

 

EPITAFIO DE UNA HETERA
HALLADO EN EL CERÁMICO DE ATENAS

El húmedo letargo de mis huesos
se hiela bajo el mármol lapidario.
Mientras, bajo el sol de mis amantes,
respiran un fervor enardecido
aquellas que ocuparon mi lugar.

 

Anuncios

3 comentarios on “468.”

  1. Babunita dice:

    Tiene una cadencia preciosa que atribuyo al traductor. Por otro lado debió de ser una hetera muy instruida además de sensible y celosa. ¿Pero quién no siente celos del futuro cuando éste está vivo?

    • Emilio dice:

      Es el mejor elogio que se conciba como traducción lo que es creación. Eso demuestra que he conseguido captar el espíritu y transmitirlo. Incluido el hecho de que, efectivamente, las heteras eran mujeres instruidas y, se esperaba, sensibles. Lo de celosa sería personalidad, no profesionalidad. Gracias.

  2. Babunita dice:

    En ese caso, unos verso preciosos. ¡¡Qué capacidad creativa la suya al ponerse en esas pieles!! Desde luego que ha captado Vd. el espíritu, lo ha trasmitido y mucho más!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s