592.

Acudes gozoso a la librería a comprarte el último libro de Luis Landero. Le eres fiel desde hace muchos años. Aguardas sus novedades con ansia de devoto. Y no te defrauda. Encuentras en la novela esos personajes suyos tan inverosímiles en la forma, como verosímiles en el fondo. Gentes cuya peripecia sólo la maestría del escritor hace creíble gracias a que su búsqueda es la tuya y la del género humano. Lino es un culillo de mal asiento que acaba encontrando su camino después de unas aventuras tan extrañas como cautivadoras. De nuevo la plasmación de aquella palabra que tan querida es a Landero: el afán. La necesidad de hacer algo que dé sentido a nuestras vidas. Pero expuesto de forma original, algo que distingue al artista del artesano. Y del impostor. También disfrutaste con su prosa sencilla, directa, rica, oportuna. Te leíste la novela de un tirón, como merecía.

Luis Landero, Absolución, Barcelona, Tusquets, 2012.

 

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s