606.

La escena tiene lugar en el coche. Llevas a tu hija a su casa después de pasar con ella el fin de semana.

– ¿Tienes un lugar donde tirar este pañuelo? –pregunta ella.

– No, tíralo por la ventanilla –le respondes.

– Nunca tiro nada al suelo. Me lo guardo y lo echo en una papelera.

– Eso está bien. Fue lo que siempre intenté inculcaros a ti y a tu hermano desde pequeños.

– ¿Entonces por qué ahora me dices que lo tire a la calle?

– Me he cansado de ser de los pocos que lo hacen. Antes era coherente con lo que os enseñé, pero desde que vivo en el pueblo y veo lo sucias que están las calles y el campo, me da igual.

– Eres un cochino.

– Me cansé de hacer el tonto. Ya te he dicho en alguna ocasión que donde nadie cumple con las normas el que las cumple, al final, queda como un idiota.

– A mí me da igual lo que piense la gente. Yo no tiro un papel al suelo.

– Es lógico. Sólo tienes 16 años. Cuando tengas 53 tal vez pienses de otro modo. Son muchos años haciendo el imbécil.

Evidentemente, no la has convencido y cambiáis de tema. Y sólo sientes una abismal perpeljidad brujuleando por tu alma.

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s