619.

La muchacha que atendía la oficina de turismo ignoraba dónde se hallaba la Tegetthoffstrasse. Y eso que la tenía al lado, a la vuelta de la esquina. Bien, pensaste después, en todas partes cuecen habas y la incompetencia parece no ser atributo exclusivo de los habitantes del sur. Una compañera acudió en su auxilio y os aclaró el asunto. Desde hacía mucho tiempo ansiabas entrar en la Cripta de los Capuchinos, la Kapuzinergruft de Viena, donde están enterrados los monarcas austríacos de la casa de Habsburgo. Un hombrecillo amable os vendió la entrada y al verte con muleta salió solícito de su cubículo y os acompañó hasta un ascensor. La plaga de la masa también asolaba el lugar. Y los turistas (como vosotros) se agolpaban bajo la égida de guías multilingües ante los monumentos funerarios. Tu mujer se sintió mal ante el monumento de Carlos VI y apuró la visita. Quienes están acostumbrados a las ocurrencias de este blog conocerán tu debilidad por el Imperio Austro-Húngaro. Y recuerdas que no fue por la supuestamente acaramelada Sissí (perfecto ejemplo de mitificación cinematográfica), sino porque representa para ti un intento de acoger bajo un mismo estado una multiplicidad de lenguas, razas, religiones y costumbres. Y a la cabeza un símbolo en la figura de un emperador de la estirpe del César Carlos. Y aunque tal imperio sea para algunos símbolo de lo apolillado, tú prefieres pensar en él como el caldo de cultivo donde floreció lo mejor y más creativo del espíritu europeo en aquellas postrimerías del siglo XIX y el inicio del XX. Visitaste, por fin, la cripta. Aquella cripta que da título a una obra de uno de tus escritores favoritos, Joseph Roth. Y rendiste un callado homenaje, un disimulado homenaje, un rápido homenaje en tu interior a aquellas personas que más bien o más mal habían encabezado un país donde se unió, durante siglos, la diversidad de lo europeo en un intento devorado por el tiempo de mantener con vida el viejo Imperio Romano.

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s