701.

Dijeron que querían visitar la India. Pero, conforme a sus ideas, nada de ir en grupos organizados por agencias de viajes. Tampoco tenían inquietudes espirituales como para acudir a un ashram o a frecuentar algún gurú. Nada de eso. Mochila a la espalda e inmersión entre la auténtica gente de aquel fascinante país. Trenes, autobuses, casas de huéspedes. Y han regresado echando pestes de aquello. Los espirituales hindúes no veían en ellos más que sacos de dólares o de euros. La vida diaria era una guerra contra todos. Y no querían ni hablar de las diarreas y los cólicos. No volverán nunca, afirman enojados. Al menos lo hippies eran auténticos.

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s