891.

HISTORIA DE UNA VOCACIÓN

RECUERDOS DE UN HELENISTA AFICIONADO

22

Mi pasión por esa otra faceta de la civilización griega llegó hasta el punto de provocar en la profesora de francés del Curso de Orientación Universitaria un rictus de estupor. Durante aquel año, los alumnos debíamos exponer un trabajo en francés públicamente ante los compañeros. La profesora (la recuerdo rubia y menuda, de apellido Colubi) dejó a elección de los alumnos el tema. Y hete aquí que uno no tiene mejor ocurrencia que ilustrar a la turba estudiantil y a la preclara docente con una clase magistral y plúmbea en francés sobre la literatura griega moderna. Cuando le dije a aquella buena profesora mi tema, quedó como abatida por un rayo interior. Supongo que el prestigio del que yo gozaba le haría interpretar mi ocurrencia como la muestra de una cierta originalidad que no poseía. Lo que hice para preparar el tema aquel en un francés, que a lo largo de los decenios todavía me resuena en la memoria como una versión macarrónica de la lengua de Molière, fue fusilar sin contemplaciones un librito que durante mis estancias y pesquisas en la biblioteca del Instituto había localizado. Se trataba del único libro que a lo largo de mucho tiempo existió en España sobre el particular. Los autores eran dos prestigiosísimos Catedráticos de Universidad catalanes, José Alsina y Carlos Miralles. La literatura griega medieval y moderna era el título y la fecha de publicación, 1966; la editorial, una enigmática CREDSA de cuya ubicación geográfica no tengo noticias. En vano durante mucho tiempo estuve bregando por comprar un ejemplar, pero me fue imposible ni siquiera mediante el recurso a las mejores librerías especializadas. Así pues, armado con el resumen y traducción al franspañol  de aquel libro, torturé durante una hora a la concurrencia. Supongo que los demás quedarían vengados cuando les tocara el turno y castigaran mis oídos con la historia del Sevilla F.C. o las glorias del Betis, las maravillas de la Feria de Abril o las bellezas de las amadas imágenes de su hermandad favorita de Semana Santa. Todo ello en francés, claro. Menos mal que ni la Sra. Colubi ni los compañeros tenían repajolera idea de lo que yo estaba hablando, porque sospecho que un público conocedor me hubiera catapultado al Averno de los ignorantes osados. La ventaja era que yo tampoco sabía realmente de lo que estaba hablando. Pero buena voluntad y entusiasmo si demostré. Y a raudales.

Anuncios

One Comment on “891.”

  1. elenatt63 dice:

    Jajajajajaja. Tu osadía resultó inaudita. Que buen relato.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s