904.

HISTORIA DE UNA VOCACIÓN

RECUERDOS DE UN HELENISTA AFICIONADO

26

Y he aquí que con 16 años entré en la Universidad. Edad increíble para la mentalidad actual. Las razones de tan temprano acceso al Alma Mater fueron dos. De un lado, cumplo años en Diciembre. Siempre empezaba los cursos con un año de edad adelantado al que la ley prescribía. De otro lado, los planes de estudios de la Enseñanza Media que yo cursé tenían un curso menos que actualmente, de modo que los alumnos salían de los institutos camino de la Universidad con 17 años. De este modo, me vi paseando por los pasillos y aulas del nivel superior de enseñanza con la edad que actualmente tienen quienes entran en el Bachillerato. Pronto cumplí los 17 y, como era habitual, me puse a la altura de mis compañeros. En aquel tiempo, los primeros cursos de Filología se impartían en la antigua escuela de Bellas Artes, sita en la calle Gonzalo Bilbao. La ilusión de mis compañeros y la mía era entrar en el edificio noble de la institución, la Fábrica de Tabacos en la calle San Fernando, pero eso hubo de dejarse para el 2º de carrera. La sensación era levemente de marginación, sin que tampoco provocara un trauma. Las impresiones eran totalmente nuevas. Las clases de asignaturas comunes eran multitudinarias, en profundo contraste con las del instituto. Para mí horror, me topé con don Vicente García de Diego en Latín. Huí de él en el Instituto y me di de bruces con su presencia en Primero de carrera. Precisamente, uno de los aspectos de su clase que daba muestra de su despiste era que se empeñaba en pasar lista a los ciento y pico de alumnos que nos apiñábamos en el aula, que preguntaba en clase y que no era raro que hiciera intervenir dos veces al mismo alumno. Los pitonisos habituales en los cambios de etapas vitales ya me habían advertido que la vida del alumno en la Facultad era muy diferente de la vida del bachiller. Aquí nadie se iba a preocupar de ti, los profesores no iban a conocerte, las habichuelas dependían de ti más que nunca, y demás despliegue de advertencias agoreras de dificultades que, supongo, incrementarían la angustia que siempre me acosaba al inicio de cualquier curso, desde la Primaria hasta el último año de carrera. Las clases de las opcionales eran menos numerosas, especialmente, las de Griego. Se dio la circunstancia de que coincidimos en esa optativa un grupo de gente que seguimos hasta el final de la carrera de Filología Clásica. Éramos en torno a quince o dieciséis, con alguna incorporación en años posteriores. Formamos un grupo cohesionado y amigable que contrastó siempre con la competitividad y el ambiente cargado que solía cernirse sobre los estudiantes de Clásicas en el resto de las promociones. Buena parte de ese clima se debió a que el sector más nutrido del grupo lo constituían un grupo de chicas que venían todas del Instituto Velázquez, con vinculaciones entre ellas ya vivas de cursos previos. Los chicos nos adherimos a ellas y, creo, asimilamos las relaciones afectivas de ellas. A esta primera particularidad se unió el hecho de que, como suele ser habitual en España, los trabajos de renovación del edificio no estaban terminados cuando empezó el curso. Nos hubimos de meter en las aulas entre la parafernalia propia de tales situaciones: plásticos, herramientas, albañiles, algún que otro ruido molesto. Me parece recordar que el curso empezó tarde precisamente por ese motivo. A esta causa se unió otra de mayor envergadura que motivó un nuevo parón en las clases al poco de empezar a saborear los olores de pintura fresca junto con la sensación de pertenecer a otro estrato social, el de estudiante universitario.

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s