993.

En las acciones llevadas a cabo diariamente, en el momento concreto de gobernar, se demuestra que la verdadera cara de los neocomunistas tiene el rictus del poder. Ese pueblo al que dicen servir, les importa un comino. Más importante es el seguir las indicaciones de su ideología, único camino, verdad y guía para obtener sus objetivos. Esta aserción tiene una de sus pruebas en el ansia vengadora de cambiar los nombres de las calles en aquellos casos en que sus titulares tengan algo que ver con el régimen del general Franco. Si realmente les importara el pueblo, o la gente, no harían nada. Primaría el interés de unas personas cuya inmensa mayoría ignora quién es ese personaje cuyo nombre figura en la calle donde viven y a las que, en última instancia, les trae al pairo que fuera o no franquista. Si preguntaran, como pregonan, estás seguro de que la mayor parte preferiría no verse sometida a la tortura de cambiar el nombre de su calle en los infinitos papeles a los que la burocracia del estado y la complejidad de la vida moderna nos condenan, antes que vengarse de aquellos que vencieron hace casi cien años a los bisabuelos de quienes hoy dictan las normas.

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s