1006.

Hace años, un escritor andaluz llamado Aquilino Duque ideó la expresión “Castilla la Novísima” para aplicarla a Andalucía. Aquello le costó el anatema de la progresía proislámica (que es toda la progresía) y una tormenta de descalificaciones e insultos. Sin embargo, don Aquilino no hacía más que respetar con máxima atención la realidad histórica. Contrariamente a las ensoñaciones de orates como Blas Infante, la invasión musulmana fue una tragedia que apartó a estas tierras de su ámbito cultural. Por otra parte, del islam no queda en Andalucía más que algunos monumentos arquitectónicos, cierta toponimia y un vocabulario que cada vez más va siendo arrinconado por la modernidad ya que señalaba tareas u objetos anclados en la Edad Media. El resto del ser andaluz está caracterizado por los rasgos de los colonos procedentes de Castilla y León que fueron ocupando las tierras liberadas del yugo islámico. Este hecho daría para mucho más, pero te quedas aquí. Y como ofrenda a don Aquilino, he aquí la bandera de Andalucía que has inventado. Es mucho más respetuosa con la verdad histórica, ya que recoge el color rojo oscuro (en la medida en que tus escasas capacidades para el diseño por ordenador te lo han permitido) y los castillos, símbolos ambos del viejo Reino de Castilla. Ocho castillos, uno por cada provincia andaluza. Sabes que a nada llegará por la dominante y enfermiza islamofilia, y por el odio a todo lo cristiano y occidental, pero te has divertido haciéndolo.

Sin título4

Anuncios

2 comentarios on “1006.”

  1. Babunita dice:

    Bueno, entre la progresía andaluza, las hay tan brutas en algunos aspectos, como doña Luisa la XXI duquesa de Medina Sidonia, que por islamizar su casa en algún momento dijo Guzmán el Bueno, era moro, citó dos documentos de los que no facilitó ni referencia ni signatura de los mismos, sólo dijo que uno lo tenía ella, se entiende que en el archivo de la Casa Ducal y otro en el Archivo de St. Inés de Sevilla. ¡Menudo rigor histórico!

    Chulísima su bandera.

    • Emilio dice:

      Hasta tal punto llega la fascinación por la babucha y la chilaba entre la progresía española y occidental. ¡Pobre Guzmán el Bueno, cuánto ha degenerado su estirpe!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s