1050.

En las tardes de calor y melancolía te lamentas de la habilidad de tus compatriotas para destruir lo que funciona humanamente bien. Entonces, como antídoto, acude a la mente Viena durante el mes de mayo de 1914 y la misma capital en diciembre de 1918.

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s