1119.

PROTÁGORAS

EL SER HUMANO ANTE SÍ MISMO

 y III

Ruinas de Abdera

Ruinas de Abdera

Protágoras formó parte del grupo de profesionales de la oratoria (que es lo mismo que decir, política) que formaron a una generación de jóvenes en el arte de persuadir a sus conciudadanos en la asamblea. Dado que la asamblea era el órgano de decisión donde la soberanía del pueblo se manifestaba, dominar esa institución era tener poder. Protágoras pertenece a una primera hornada de sofistas que todavía parece mostrar un cierto prurito en mantener unos valores morales. Sus apreciaciones sobre la centralidad del ser humano y el agnosticismo respecto a la divinidad son pilares epistemológicos en los que sustentar sus criterios de actuación. Pronto, la sofística derivará en el relativismo y en la amoralidad, lo que provocará la reacción de Platón y su búsqueda de una verdad trascendente que supere la inmanencia neutra de sus adversarios. Este proceso nos muestra el principal peligro de la democracia como régimen político y, ampliando sus efectos, como principio moral para el fundamento de una sociedad. Admitir la variedad en que se manifiesta el ser, trasladarla como base al ordenamiento social puede llevar a aquello de que la verdad y la realidad no existen, sino que todo depende del color del cristal con el que cada uno las mira. Y también contra ese dominio de la opinión (δόξα, dóxa), que propone la inexistencia de una verdad general, reaccionó Platón estableciendo el conocimiento auténtico (ἐπιστήμη, episteme) como modo de acercamiento a una verdad realmente existente. De ahí brotará el árbol de las formas puras, o ideas.

Sin título

Ruinas de Turios

Ruinas de Turios

Protágoras nació en Abdera, o en Teos, en una fecha no precisa que oscila entre el 500 y el 481 a.C. Parece ser que tuvo como maestro a Demócrito y que fue el inventor de una especie de cojín (τύλη, tyle) que servía para hacer más livianos los bultos que transportaban los cargadores y cuya idea se le ocurrió al tener que sufrir él mismo como porteador la dureza del oficio. Hacia mediados del siglo V a.C. se instaló en Atenas y ejerció como miembro del grupo de sofistas que allí florecían al amparo de la importancia que la oratoria había adquirido por efecto del régimen democrático. Amigo de Pericles, participó en la fundación de la colonia ateniense de Turios, en la Magna Grecia, encargado de la redacción de una constitución, junto con Heródoto e Hipódamo de Mileto, quien trazó los planos de la ciudad. Acusado de blasfemia o de ateísmo (en el sentido moderno de ese término) por el contenido de su libro sobre los dioses, tuvo que escapar de Atenas en dirección a Sicilia, donde según unas versiones logró refugiarse o bien pereció durante el viaje en el año 416 a.C.

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s