1078.

En nuestra época, cuando la humanidad está llevando a cabo las acciones más sorprendentes y benéficas, la preocupación de la élite es que la posteridad reciba un mundo lo más limpio posible de esa acción humana. Paradójicamente, antes, cuando el mundo era peor, el ansia de la élite era dejar a la posteridad su impronta.

Anuncios

1077.

Los antiguos griegos tenían dioses. Veneraban a sus dioses, les temían, les hacían sacrificios, pero con esto no adoraban al creador del mundo, al señor del Tiempo. A través de sus dioses, se adoraban a sí mismos y a sus circunstancias, a su quintaesencia en tanto que humanos, a la propia humanidad que se contempla mejor en la distancia de unos seres asentados por encima del tráfago confuso de la mortalidad.


1076.

El mérito de los antiguos griegos fue desvelar y exponer a los ojos de todos la esencia lo humano. Eso los hace eternos. Y odiosos a quienes desean, drogados por la hybris, modelar lo inmodelable.


1075.

El feminismo es una de las puntas de lanza del neocomunismo para liquidar la tradición cultural europea, entendida como manifestación deletérea de unas relaciones de producción esencialmente injustas. En ese sentido, la suerte de la mujer en particular no es el objeto de ese feminismo, como no lo era la suerte del obrero en particular en el marxismo clásico, sino su fuerza como colectivo para derribar una estructura social  odiosa. De ahí que una mentalidad tan radicalmente antifeminista como la del islam no sea contemplada por los neocomunistas como enemiga, en tanto que manifestación de otra sociedad injusta en su esencia, sino como aliada en la común misión de borrar de la historia la tradición y los valores europeos.


1074.

Cuando los clérigos huyen, aparecen los sabios.


1073.

Harían bien la Unión Europea y los EE.UU. en llevarse amistosamente con la corrupta autocracia putinista. A fin de cuentas, Moscú es la Tercera Roma y nunca habrá una Cuarta.


1072.

El Magisterio, se dice, ancla en la escritura y la tradición. Hace tiempo sienten asco de ésta. Luego, se preguntan por qué sus rebaños  se pasan a los hijos de Lutero. O al profeta o a la nada.